domingo, 20 de agosto de 2017

AÑO 1836. DURANTE LA REGENCIA DE LA REINA MARÍA CRISTINA DE BORBÓN SE INAUGURA EL PRIMER RETRETE PÚBLICO, O CASINO, O COMÚN PÚBLICO, O URINARIO, O MICCIONARIO... DE ESPAÑA.


TEMAS QUE VAMOS A DESARROLLAR
Introducción.
• Desde hace más de 4000 años han existido retretes.
• ...Pero lo natural ha sido hacer las "necesidades" al aire libre.
• Implantación de vespasianas.
• La dificultad de mantener el decoro.
• No se mea donde hay una cruz.
• La calle como lugar para depositar los desechos.
• Ríos convertidos en cloacas.
El término retrete como habitáculo.
El término retrete como mueble.
El retrete real de Fernando VII en el museo del prado.
El primer retrete público contemporáneo de españa.
• Preámbulo.
• Todo se agilizó por el miedo al cólera morbo.
• El impulsor del primer retrete público en España fue D. Joaquín Vizcaíno, Marqués viudo de Pontejos, Alcalde de Madrid.
Relación de los descendientes de la Marquesa de Pontejos y Condesa de la Ventosa con los del Duque de Riánsares.
• ¿Cuándo se construyó el primer retrete público?
• Brevedad de este primer retrete público.
• Nuevos retretes públicos por todo Madrid: columnas o vespasianas.
Colofón curioso: el día mundial del retrete, 19 de noviembre.


INTRODUCCIÓN

DESDE HACE MÁS DE 4 000 AÑOS HAN EXISTIDO 'RETRETES'.

Retretes, como habitáculos y/o como mobiliarios, para defecar y/o miccionar. Los hubo en el valle del Indo: Lothal, Harappa, Mohenjo Daro..., en la antigua Mesopotamia, en las casas señoriales egipcias, en el palacio de Cnosos micénico, en los palacios de Pérgamo, en los baños públicos romanos...

EL ESPACIO OCUPADO POR ÉSTOS HA SIDO DESDE LO MÁS PÚBLICO A LO MÁS RESERVADO: en Roma se hacían las deyecciones y se miccionba en las letrinas públicas en alegre compañía y agradable conversación, convirtiéndose en un verdadero lugar de encuentro para estar a la última de los cotilleos de la ciudad. Y así como las letrinas romanas de los "castra" se ubicaban en el "común", luego las miserables letrinas medievales o excusados estarán empotradas o voladas contra el muro del castillo o sus defensas, donde el foso servía de receptáculo para las inmundicias. También las ciudades generarán dos espacios: uno externo, de encuentro acumulativo en las calles, que eran retirados periódicamente; otro privado, interno, en las casas (generando las "secretas" o "letrinas", primero en los corrales o patios con su correspondiente pozo ciego, y luego creando los "retretes"), de concentración y temporalidad limitada (diaria: con el "agua va" del bacín; o de algunos días con la consiguiente retirada por carros empleados para el propósito, transportándolo a los muladares).

[Cfr.: Werner, Florian. La materia oscura: historia cultural de la mierda. Barcelona: Tusquets, 2013.]

SU FORMA HA SIDO VARIABLE, aunque tendiendo siempre a buscar la postura antinatural de estar sentado, de ahí los bancos de piedra horadados y separados mediante apoyabrazos y con respaldos, más o menos labrados y embellecidos, inicialmente, y luego los muebles móviles a modo de sillones o tronas.

Esta postura, además, servía para realizar cualquiera de las dos actividades evacuatorias, tanto en los hombres como en las mujeres.

EN EL RENACIMIENTO SE IRÁN INDIVIDUALIZANDO, y comenzó un proceso de sustitución de esos asientos de piedra, colectivos en su mayoría, que se repitieron según el modelo de la Antigüedad, por un mueble individual, portátil, consistente primero en una caja de madera forrada o un armazón de hierro con cortinas que ocultaban el bacín, que ya se venía usando desde hacía siglos y luego en sillas o tronas (y quizá en esto se siguiera el modelo romano de la 'sella pertusa' de las casas romanas, o sillico o silla-retrete privada de los amos, distinta a las "sella familiaris" o "sella foricaria", que era la letrina doméstica de los siervos, aunque todas "perforata sella ad excipenda alvi excrementa accomodata"). Pero se desviaron en sofistificación y belleza, queriendo tapar, y con cubrimientos aterciopelados ocultar, el resultado de la actividad llevada a cabo por el usuario Tanto que, por ejemplo

«la corte de Francia contaba con un buen número de estos aparatos. La variedad de modelos y la diversidad de ornamentos se compadecía con los distintos nombres que recibieron: 'retrait' (retiros), 'chaises d'affaires' (sillas de asuntos o de quehaceres), 'chaises pertuisées' (sillas horadadas), 'chaises percées' (sillas perforadas), 'chayères de retrait' (asientos de retiro), 'chaises nécessaires' (sillas necesarias) o simplemente 'selles', vocablo que designa indistintamente al retrete y las heces».
[Prignano, Ángel Óscar. El inodoro y sus conexiones. La indiscreta historia del lugar de necesidad que, por común, excusado es nombrarlo. Buenos Aires: Biblos, 2007, pág. 32.]

Así, en el palacio de Versalles, durante el reinado de Luis XIV se contabilizaban más de 264 sillas-retretes móviles, celebrando el mismo audiencias sentado en ellas, como relata Louis de Rouvroy, duque de Saint-Simon, en sus "Memorias" [Mémoires complets et authentiques du duc de Saint-Simon sur le siècle de Louis XIV et la Régence. Paris: Hachette, 1856-1882], habiéndose creado desde el siglo XVII ex professo el cargo del "porte-Chaise d'Affaires" (porta- retrete móvil):

«Le porte chaise d'affaires était celui qui, le chapeau bas, en habit de velours, l'épée au flanc, était chargé de dissimuler ces dernières misères auxquelles il a plu à la mère nature de nous assujettir»,
(esto es,"el 'porta retrete móvil' era el que, vestido con sombrero, chaqueta de terciopelo y espada al flanco, se encargaba de ocultar las miserias pasadas con que ha complacido a la madre Naturaleza someternos").

[Cfr.: France d'Hézecques, Felix de. Souvenirs d'un page de la cour de Louis XVI. Paris: Didier, 1873, pág. 212].

Por cierto, que el duque de Saint-Simon, de su viaje a España, dejó mención de que

"sus majestades católicas [Felipe V de España e Isabel Farnesio] compartían siempre un mismo guardarropa, y allá donde fuesen viajan con ellos sus dos sillas-retrete, siempre una junto a otra".

Pérez Samper, Mª Ángeles (est. intr.). Saint-Simon en España. Memorias (junio 1721-abril-1722). Alicante: Univ. ALicante, 2008, pág. 325.]

Y semejante al Groom of the Stool‘(limpiaculos real) creado en Inglaterra por el rey Enrique VII (que perduró hasta 1901) será el "chevalier porte-coton" (caballeros porta-algodones).

[Cfr.: Newton, William Ritchey. La petite cour. Services et serviteurs à la Cour de Versailles au XVIIIe siècle. Paris: Fayard, 2006].

SE MULTIPLICARÁN LOS RETRETES PÚBLICOS EN LAS CIUDADES LUEGO, con la progresiva ascensión de la burguesía, "espacios de gestión de la basura corporal en los espacios urbanos", que se irán convirtiendo en cabinas vigilantes del género, acorde con el establecimiento de nuevos códigos conyugales y domésticos que exigen la redefinición espacial de los géneros. Así, olvidada esa costumbre "común", "social", de la Antigüedad, durante el siglo XX, los retretes se vuelven auténticas células públicas de inspección en las que se evalúa la adecuación de cada cuerpo con los códigos vigentes de la masculinidad y la feminidad: en la puerta de cada retrete, como único signo, una interpelación de género: masculino o femenino, damas o caballeros.

[Cfr.: Laporte, Dominique. Historia de la mierda. Valencia: Pre-Textos, 1998.]


Por ello, si analizamos el asunto detenidamente,

«Como dice Henri Lefebvre, el espacio, a pesar de su apariencia neutral, “viene a ser un instrumento político intencionalmente manipulado” [Lefebvre, H. Espacio y Política. Barcelona: Península, 1976, pág. 31] y su capacidad para ocultarse bajo una aparente universalidad le hace ser un estratega perfecto como dispositivo de verificación y regulación, una tecnología clave para la producción y recepción de los discursos identitarios de sexo-género, pues sigilosamente deviene en espacio de imposición y exclusión social».

[Cfr.: Río Almagro, Alfonso del. "Arte, cuerpos y aseos públicos. Estrategias artísticas de cuestionamiento de los dispositios arquitectónicos de segregación de sexo-género", in Política y Sociedad, LII, 2 (2015) pág. 467].

viernes, 18 de agosto de 2017

UN TATA-TATARANIETO DEL DUQUE DE RIÁNSARES Y LA REINA MARÍA CRISTINA DE BORBÓN, CONCEJAL DE UNIDOS PODEMOS DE TOLEDO.

Javier Mateo Álvarez de Toledo, candidato por Unidos Podemos de Toledo a la Alcaldía de Toledo en 2015, y actual Segundo Teniente de Alcalde y responsable de la Concejalía de Servicios Sociales, es tata-tataranieto del Duque de Riánsares y de la reina María Cristina de Borbón-Dos Sicilias, a través de su madre.

Hijo de Dª Elvira Álvarez de Toledo y Gómez-Trénor, y nieto de XII Conde de la Ventosa, D. José María Álvarez de Toledo y Mencos. Este abuelo suyo, fue a su vez biznieto de la hija del Duque de Riánsares y la reina Mª Cristina, Dª María Cristina Muñoz y Borbón, tal y como podemos observar en el siguiente árbol:



Asimismo, podemos ver en la otra línea de sus ascendientes, concretamente de la que ha conservado su segundo apellido, que es un miembro descendiente de la Casa de Medina-Sidonia.

El concejal de "Unidos Podemos de Toledo", y coordionador local desde 2014, estudió Geografía e Historia y tiene su puesto de trabajo en excedencia en Consuegra, como Animador Socio-Cultural y de Juventud, dentro del equipo de los Servicios Sociales de ese Ayuntamiento.

Como curiosidad, recordemos nuestra entrada en este blog, en la que hablábamos de que el actual Ministro deln Partido Popular, Íñigo Méndez de Vigo, es descendiente también del Duque de Riánsares y la reina María Cristina (cfr.: https://duquederiansares.blogspot.com.es/2015/08/inigo-mendez-de-vigo.html.

Javier Mateo Álvarez de Toeldo ha publicado junto a Luis Rodríguez Bausá “La vuelta a Toledo en 80 leyendas” (David Blázquez Comunicación S.L., 2007) y la “Guía mágica de Toledo y su provincia” (Toledo: Ed. Covarrubias, 2010).


WEBGRAFÍA.

http://www.ganemostoledo.org/javier-mateo-y-alvarez-de-toledo/

http://www.ganemostoledo.org/javier-mateo-alvarez-de-toledo/

http://www.toledo.es/corporacion/javier-mateo-alvarez-de-toledo/


jueves, 23 de febrero de 2017

1833: JURA DE ISABEL II COMO PRINCESA DE ASTURIAS.


TEMAS QUE VAMOS A DESARROLLAR
• La Pragmática Sanción de 29 de marzo de 1830.
• ¿Por qué se publicó la Pragmática Sanción de 1830 estando embarazada la Reina María Cristina de Borbón.
• Real Decreto de 4 de abril de 1833: ejecución de la Pragmática Sanción de 1830.
• Argumentarios a favor de la supresión de la Ley Sálica.
• Intencionalidad y propósito en la jura de Isabel II como Princesa de Asturias.
• Relación de procuradores a Cortes para verificar la Jura.
• Actos programados para celebrar la Jura.
• Desarrollo y Crónica de los actos programados.
• Descripción de la Jura por diversos escritores decimonónicos.



LA PRAGMÁTICA DE 29 DE MARZO DE 1830.

A través de la Pragmática Sanción que publicó Fernando VII el 29 de marzo de 1830 ["Gaceta de Madrid", de 3 de abril de 1830, núm. 40, pp. 167-168; "Mercurio de España", abril de 1830, pp. 269-273], se promulgaba y hacía efectivo el acuerdo de las Cortes de 1789 que su padre promovió, y que hasta entonces no llegó a hacerse efectiva, dadas las revueltas de la Revolución francesa y luego los acontecimientos de la guerra de la Independencia, amén de las fuertes presiones de Francia y Nápoles.

La Pragmática Sanción de esta fecha lo que hace es anular el Reglamento de Sucesión de Felipe V, "Auto Acordado", aprobado en las Cortes de Madrid de 5 de noviembre de 1713, por el cual la herencia al trono de España seguiría un camino parecido (no exactamente igual) a la Ley Sálica francesa, imposibilitando a las mujeres acceder al mismo, sólo en el caso de que siempre hubiera herederos varones tanto en la línea principal o lateral, actuación contraria a las costumbres castellanas y a lo establecido por las Siete Partidas de Alfonso X el Sabio.

Dice así:

PRAGMÁTICA-SANCIÓN EN FUERZA DE LEY DECRETADA POR EL SEÑOR REY DON CARLOS IV Á PETICIÓN DE LAS CORTES DEL AÑO 1789, Y MANDADA PUBLICAR POR S. M. REINANTE PARA LA OBSERVANCIA PERPETUA DE LA LEY 2ª, TÍTULO 15, PARTIDA 2ª, QUE ESTABLECE LA SUCESIÓN REGULAR EN LA CORONA DE ESPAÑA.

Don FERNANDO VII, por la gracia de Dios, Rey de Castilla, de Leon, de aragon, de las dos Sicilias, de Jerusalen, de Navarra, de Granada, de Toledo, de Valencia, de Galicia, de Mallorca, de Menorca, de Sevilla, de Cerdeña, de Córdoba, de Córcega, de Murcia, de Jaen, de los Algarbes, de Algeciras, de Gibraltar, de las Islas de Canarias, de las Indias Orientales y Occidentales, Islas y Tierra-firme del mar Océano; Archiduque de Austria; Duque de Borgoña, de Brabante y de Milan; Conde de Abspurg, de Flandes, Tirol y Barcelona; Señor de Vizcaya y de Molina, etc.

A los infantes, Prelados, Duques, Marqueses, Condes, Ricos-hombres, Priores, Comendadores de órdenes, Alcaides de Castillos, Casas fuertes y llanas, y á los de mi Consejo, Presidentes y Oidores de mis Audiencias y Chancillerías, Alcaldes, Alguaciles de mi Casa y Corte, y á todos los Corregidores, Asistente, Gobernadores, Alcaldes Mayores y ordinarios, y otros cualesquiera Jueces y Justicias, Ministros y personas de todas las ciudades, villas y lugares de estos mis Reinos y Señoríos, tanto á los que son ahora, como los que serán de aqui adelante, y á cada uno y cualquiera de vos,

SABED:

domingo, 12 de febrero de 2017

AÑO 1833. MANIFIESTO DE LOS PÚBLICOS FESTEJOS PREPARADOS POR LA VILLA DE MADRID PARA SOLEMNIZAR LA JURA COMO PRINCESA DE ASTURIAS DE ISABEL II.


Reproducimos aquí, íntegramente, el "Manifiesto de los públicos festejos preparados por la M.N., M.L. y M.H. Villa de Madrid, para solemnizar la jura de la Serenísima Princesa Doña María Isabel Luisa de Borbón", [Madrid: Imprenta de la Calle del Amor de Dios, 1833], donde se da cuenta de todos los actos que fueron preparados por el Ayuntamiento de Madrid, con motivo de la Jura como Princesa de Asturias, de la que sería llamada luego reina Isabel II:


[PÁG. 3 ►]
«La respetuosa adhesion de los españoles hácia los Augustos Soberanos que han ceñido á sus sienes la ilustre diadema de los ALFONSOS y los FERNANDOS es la mas grata herencia que transmiten á sus hijos, el timbre de que mas se han envanecido en todos tiempos, el laudable germen de sus virtudes y el generoso fundamento de sus esclarecidas hazañas. Llenos están los anales de gloriosos ejemplos que á las presentes y futuras generaciones atestiguan la lealtad castellana. La época presente bastaria á confirmarla, sin consultar las anteriores, si ya no fuese proverbial entre las naciones que justamente la admiran; y cuando todos los habitantes de Iberia cifran su orgullo en albergar tan nobles sentimientos, grabados en sus corazones con indelebles caractéres, ¿pudiera no abrigarlos y complacerse en su pública demostracion la Coronada Villa de Madrid, que como mas inmediata al Trono de SAN FERNANDO es la primera en participar de su influjo, regocijarse con sus glorias, ó compartir sus pesares? ¡Qué de testimonios pudiera enumerar Madrid de su innata fidelidad desde su antiquísima fundacion, y sobre to do desde que elevada por sus blasones al honroso título de Metrópoli de las Españas mereció ser residencia de sus

[PÁG. 4 ►]
ínclitos SOBERANOS! Mas limitándonos al glorioso reinado del Rey Nuestro SEÑOR DON FERNANDO 7.º, ¿qué pueblo puede gloriarse de haber escedido á la Corte española en manifestarle su amor y gratitud? Madrid que con tanto entusiasmo celebró su exaltacion al Trono de RECAREDO, Madrid viéndole arrancado de su seno por la perfidia de un extrangero ambicioso lanzó el primer grito de guerra, de indignacion, de exterminio contra la alevosa hueste enemiga de la española independencia y de la AUGUSTA DINASTIA de BORBON. Madrid ostentó su entrañable alborozo al verá su Señor restituido á los filiales brazos de sus vasallos, quebrantados felizmente los hierros de su ominosa esclavitud. Con no menor júbilo le vió este pueblo recobrar el pleno ejercicio de su SOBERANIA, en que á despecho de una faccion tan ilusa como impotente fundó siempre su ventura la mayoría de la Nacion. La Capital de la Monarquía le recibió entre los vivas del triunfo, y como al Paladion de su futura felicidad, cuando sepultando para siempre á la hidra de la rebelion le vió tornará su regio alcazar y al dulce reposo obtenido con la espada del poder que sus manos paternales en lazaron con la Oliva de la clemencia. Madrid que habia llorado con su REY la prematura muerte de tres REINAS virtuosas, le acompañó con igual afecto en su gozo cuando resonaron en sus egregios lares los himnos epitalámicos que anunciaron su próspero consorcio con la bella, con la tierna y amorosa PRINCESA que vino á ser el consuelo de FERNANDO y el ídolo de la España, cuyos

domingo, 3 de enero de 2016

AÑO 1834. EL ESTATUTO REAL DE 1834.

Aprobado el 1 de abril de 1834 (publicado el 16 de abril de 1834, en la Gaceta de Madrid, núm. 55, pp. 251-252), el Estatuto Real era, según dijo Francisco Martínez de la Rosa, jefe del Gobierno de la ocasión, en la Orden de 14 de abril de 1834 que se enviaba a los agentes diplomáticos de España, una ley motivada por la "necesidad comprobada por las disposiciones expresas de nuestras leyes fundamentales, que exigen la convocatoria de Cortes al advenimiento de un nuevo monarca"; para "restablecer nuestras antiguas leyes fundamentales”, y "para afirmar el trono de su excelsa Hija" (de Fernando VII)
[Gaceta de Madrid,Núm. 57, de 18 de abril de 1834, pág. 263].

El Estatuto fue aprobado por Real Decreto, siendo una "carta otorgada" por la Regente sin participación alguna del pueblo, similar a la de Luis XVIII en 1814 (otros estudiosos se refieren a ella como "carta pactada", dada la necesidad de la Reina Gobernadora María Cristina de Borbón de llegar a un entendimiento, primero con los liberales, todo bajo el prisma señalado por Carr de que fuera "un arreglo constitucional de signo conservador que [...] lograría el entusiasmo liberal para la guerra contra el carlismo sin ceder a la revolución"; segundo, con la vieja nobleza y el clero, por lo que Tomás y Valiente nos dirá que por ello fue una "ley ambigua, conscientemente ambigua", pero que "significó un pacto entre parte de la nobleza y de la jerarquía eclesiástica del Antiguo Régimen y la burguesía más conservadora").
[Cfr.: Carr, R.- España 1808-1975. Barcelona, Ariel, 2008, pág. 162.
Estrada Sánchez, Manuel.- El significado político de la legislación electoral en la España de Isabel II. Santander, Univ. Cantabria, 1999, pp. 12 y ss.
Tomás y Valiente, F..- Manual de Historia del Derecho Español. Madrid, Tecnos, 2004, pp. 442-443.]

martes, 4 de agosto de 2015

lunes, 3 de agosto de 2015

AÑO 1837. REAL ORDEN DE 22 DE MARZO. PRIMERA AUTORIZACIÓN PARA QUE LAS MUJERES PUDIERAN LEER EN LA BIBLIOTECA NACIONAL.

Pocos conocen que, fruto de la petición de una escritora madrileña, Antonia Gutiérrez Bueno (1.781-1.874), fue posible obtener autorización para que las mujeres pudieran leer en la Biblioteca Nacional, institución creada en 1.711 como “Real Biblioteca Pública”, y que mediante las llamadas “Constituciones de 1.761”, se prohibía, explícitamente, su acceso a las mujeres.

Esta situación cambiará, afortunadamente, durante la Regencia de la reina María Cristina, motivada por una petición cursada a su gobierno por quien requería la bibliografía existente en la misma para sus estudios y creaciones científicas.

Antonia Gutiérrez Bueno fue hija del ilustrado catedrático de Química y boticario mayor del rey D. Carlos IV, Pedro Gutiérrez Bueno (1.745-1.826), quien regentó una farmacia propia en la calle Ancha de san Bernardo de Madrid.

De entre los intelectuales de la época, fue amiga de Leandro Fernández de Moratín [Cfr. las anotaciones que hacía sobre ella en su “Diario: mayo 1.780-marzo 1.808”. Madrid, Castalia, 1.968, pp. 305, 371, 373 y 374], que llegó a ser Bibliotecario Mayor de la Biblioteca Real entre 1.811-1.812, nombrado por José Bonaparte, y que le llamaba cariñosamente “Toinette” (Antoñita, en francés), por haber vivido en París hasta la muerte de su marido, Antonio Arnau, en 1.822.

sábado, 25 de julio de 2015

AÑO 1846. CARTA de Luis Felipe de Orleans a María Cristina, felicitándola por el matrimonio de sus dos hijas.


Neuilly, 5 de Setiembre de 1846.

Mi querida hermana y sobrina:

Con una viva satisfacción vengo hoy á desahogar en el corazón de V.M. todo el placer que el mío experimenta al contemplar el nuevo lazo que acaba de formarse entre nuestros hijos, como el que la Reina, vuestra augusta hija, acaba de contraer con un príncipe de vuestra familia, y, por tanto, de la nuestra. Tengo la confianza de que esta unión será feliz, y que la Reina no se arrepentirá de su elección. El tiempo que ambos hermanos han pasado aquí me ha colocado en posición de verlos bastante de cerca, y siempre me ha agradado mucho la conducta del Duque de Cádiz. Vuestra majestad recordará que muchas veces le he manifestado esta buena opinión.

Ahora que hemos vencido las dificultades que ofrecía la conclusión de estos enlaces, es preciso abreviar cuanto sea posible el tiempo, durante el cual es factible se hagan nuevos esfuerzos y tentativas nuevas para impedir su celebración.

Es evidente que es preciso esperar el voto de las Cortes y las dispensas del Papa, que el Conde Rossi está encargado de expedir en cuanto las reciba. Espero que estas formalidades se realizarán sin graves dificultades y sin retardo; pero al momento que lo sean, me parece importante se verifique sin dilación el matrimonio de la Reina, aun cuando el Duque de Montpensier no hubiese aún llegado á Madrid. V.M. juzgará, pero conocerá sin duda que no podemos hacer partir nuestro hijo sin que antes se hayan cumplido las formalidades, sin las cuales no podría celebrarse el matrimonio. Este querido joven desea vivamente llegar á ser vuestro hijo, y no temo asegurar que corresponderá á todo cuanto podéis esperar de él.

Ruego á V. M. ofrezca mis afectos al Duque de Riansares, manifestándole cuanto agradezco la parte que se ha tomado para obtener un resultado tan grato á mi corazón.

Os renuevo la expresión viva y sincera de la tierna amistad con que soy siempre, mi querida hermana y sobrina, de V. M. hermano y afectuoso tío.

LUIS FELIPE.


[Cfr.: Fernández de Miraflores, Manuel Pando.- Continuación de las Memorias Políticas para escribir la historia del Reinado de Isabel II. Madrid, Rivadeneyra, 1.873, pp. 269-270.]


domingo, 12 de julio de 2015

AÑO 1844. CARTA de María Cristina de Borbón Dos Sicilias al Rey de los franceses, Luis Felipe de Orleans, dándole cuenta de su matrimonio con Fernando Muñoz.

A S.M. el Rey de los franceses, mi muy querido tío.

Madrid 15 de Diciembre de 1.844.

Señor:

La bondad que V.M. me ha mostrado siempre, me anima á presentarle mis respetos, felicitándole al mismo tiempo por el casamiento del Duque de Aumale. Deseo que esta unión sea para toda la familia real un motivo de contento, y especialmente para V.M. y para mi querida tía.

Aproximándose las santas fiestas de Nochebuena y el nuevo año, os ofrezco mi homenaje para estos días; nunca olvidaré el placer que tenía en pasarlos cerca de Vos, cerca de una familia tan querida, y deseo vivamente volverle á tener algún día. Si mi deber me conserva en este momento cerca de mis queridas hijas, espero que una vez cumplidos mis deseos, podré volar cerca de Vos para renovarle en persona la expresión de mis sentimientos. Conocidos éstos por Vos, podréis creer en su sinceridad y acoger los votos que formo en favor vuestro, sobre todo con motivo de las próximas fiestas.

Debo llenar un deber para con Vos, querido tío mío, cual es el de daros parte de mi matrimonio con el Duque de Riánsares. Aun cuando mi buena tía la Reina creo que os habrá hablado de esto, faltaría á mi obligación si no diese este paso para con Vos. Mi querida tía ha mirado esta resolución tomada por mí con toda la maternal bondad que la caracteriza, llenándome de satisfacción, y no dudo que mi determinación será bien acogida por Vos, porque conozco de mucho tiempo hace vuestras bondades conmigo. Ellas se han extendido también para con el Duque de Riánsares, y creedme, querido tío mío, su respeto y su reconocimiento son bien profundos.

Sobre estos sentimientos podéis contar siempre, tanto por su parte como por la mía.

Espero que vuestra salud sea tan buena como yo os la deseo por muchos años. Nosotros gozamos, á Dios gracias, de este beneficio, y yo del placer de ver á mis hijas muy contentas. Ellas os presentan su homenaje y felicitaciones, uniendo sus á los que yo hago á Dios por V.M., á quien beso mil veces la mano, creyéndome dichosa de ser de V.M. afectísima, respetuosa y obediente sobrina.

MARÍA CRISTINA

miércoles, 27 de mayo de 2015

AÑO 1829. Visión literaria de Ramón Mesonero Romanos de la llegada de María Cristina de Borbón a Madrid

Memorias de un setentón
natural y vecino de Madrid
escritas por
El Curioso Parlante

Tomo II (1.821-1.850)

Capítulo III

II.-

Fernando VII, en quien el deseo de ver asegurada su sucesión directa predominaba sobre todos los demás, sintiéndose, aunque entrado ya en los cuarenta y cinco años de su edad, con fuerzas para determinarse a encender por cuarta vez la antorcha de Himeneo, no vaciló un momento en tal resolución, y escogió resueltamente para compartir su lecho a la Princesa MARÍA CRISTINA, hija de los reyes de las Dos Sicilias, y su sobrina carnal. Y tan acucioso anduvo en ello, que aun sin dar a la memoria de Josefa Amalia el tiempo necesario que el uso y la etiqueta, cuando no el sentimiento, imponen, emprendió la demanda, aceleró los trámites del negocio, y tanto, que aún no habían transcurrido siete meses desde el fallecimiento de aquella señora, cuando el 11 de Diciembre de 1829 entraba en Madrid y se unía a él en conyugal lazo la excelsa y hermosísima CRISTINA.

Venía acompañada de sus augustos padres Fernando IV de Nápoles, y de su esposa María Luisa, hermana de Fernando VII, y un hermanito en lactancia, el Conde de Trápani; y llegaba precedida de gran fama (que por cierto no defraudó) de su extremada discreción, hermosura y gentileza. Un vestido azul celeste -color que desde entonces fue adoptado por sus numerosos partidarios con el epíteto de azul Cristina- y un sombrero blanco con plumas del propio color del vestido realzaban su deslumbradora belleza, al paso que su afabilidad y continente majestuoso y digno arrastraban tras sí todos los corazones. -Al lado de la portezuela del coche cabalgaba airosamente el rey Fernando, que con su figura semi-colosal y su expresiva fisonomía no deslucía personalmente la majestad de la Corona, y seguía toda la Real familia y suntuosa comitiva, que atravesó el largo trayecto que media entre la puerta de Atocha y el Real palacio, por entre vistosos arcos, templetes, guirnaldas y banderolas, dispuestos con mejor gusto que en otras ocasiones por la Municipalidad matritense, y de una lluvia de flores, palomas y versos, con que el inmenso pueblo saludaba a la nueva Reina, de quien esperaba su redención.

Las musas castellanas, por medio de sus más egregios representantes, entonaron cien y cien preciosos cánticos en su loor; Gallego, el Duque de Frías, Arriaza, Durán, hasta el mismo Quintana (solicitado expresamente por el Rey), rompieron en obsequio de Cristina su obstinado silencio; y la nueva generación poética, Vega, Espronceda, Bretón, Alonso, Gil Zárate y Pezuela secundaron decorosamente aquellas solemnes manifestaciones de los maestros del arte. ¿Qué más? Hasta mi pobre musa, que tan apartada se mantuvo siempre de estas demostraciones hacia objetos augustos, seducida por el entusiasmo general y venciendo su natural retraimiento, saludó a Cristina con este trivial y descolorido soneto:

Pura como la luz de la mañana,
Bella como la flor de la azucena,
Feliz trasunto de la Italia amena,
Que en tu beldad se reflejó lozana;
Tal, dando vida a la región hispana,
Vienes, ¡Cristina!, y a tu vista suena
El eco del placer; calma la pena,
Y huye y se esconde la discordia insana.
Llega, ¡oh Reina!, a triunfar; y la amargura
Que a la ibera nación entristecía
Disipa con tu faz encantadora;
Cual suele aparecer en el altura,
Tras el horror de la tormenta umbría,
Iris alegre que zenit colora.

domingo, 12 de abril de 2015

AÑO 1839. SESIÓN EXTRAORDINARIA DEL SENADO con motivo del Convenio de Vergara (1.839)

Conocida la firma del Abrazo de Vergara, en el Senado se instó por parte del Duque de Rivas, a mandar inmediatamente felicitaciones tanto al Duque de la Victoria, el General Espartero, como a la Reina Regente, María Cristina. El acta de la sesión se expresaba así:

«Se abrió a las dos y media, y leída el acta de la anterior fue aprobada.

El banco ministerial se hallaba ocupado por los señores ministros de la Guerra y de la Gobernación de la Península.

El señor PRESIDENTE anunció que el señor ministro de la Guerra estaba encargado por S. M. de hacer una comunicación al senado.

El señor ministro de la GUERRA pasó á la tribuna y leyó el parte del señor duque de la Victoria, fechado en Vergara, que ayer se publicó por Gaceta extraordinaria.

El señor PRESIDENTE manifestó que el senado había oído con la mayor emoción y causándole la más grande satisfacción la comunicación de que acababa de dársele cuenta.

En seguida propuso al senado, y este aprobó, si pasaría una diputación de su seno á felicitar á S. M. por tan fausto acontecimiento.

El señor duque de RIVAS : Pido la palabra.

El señor PRESIDENTE: ¿Para qué la pide V. S.? ¿es sobre este particular? Porque antes va á darse cuenta de una proposición presentada por el señor González.

El señor duque de RIVAS: La pido para hablar de este suceso.

El señor PRESIDENTE: La tiene V. S.

El señor duque de RIVAS: Señores , este acontecimiento tan grande, tan interesante, tan portentoso, es uno de aquellos en que se ve patentemente la mano de la providencia que nunca abandona la causa de la razón y de la justicia. La paz, la paz por que han suspirado seis años los pueblos españoles, va á estender (sic) sus benéficas alas sobre este mísero país tan vejado y afligido, por cuyo medio conocerán los pueblos las ventajas de un gobierno sabio é ilustrado, las ventajas de las sabias instituciones que nos rigen, ventajas que era imposible las tocasen en medio de una guerra civil asoladora. Demos gracias al Omnipotente que ha vuelto sus ojos á nuestro suelo del que van á desaparecer tantas desgracias é infortunios.

Este suceso español, puramente español, va á llamar la atención de la Europa entera, del mismo modo que ha llamado la de todos nosotros que experimentamos un júbilo, un placer mas fácil de sentir que de expresar. ¿Cómo pintar la satisfacción, las esperanzas halagüeñas que todos hemos concebido por las faustas noticias que ayer recibió el gobierno? Sería imposible, ¡Gloria eterna pues al trono de la inocente Isabel II, gloria eterna y gratitud á su augusta madre la Reina Gobernadora, gloria al caudillo escelso (sic) que ha sabido unir al valor en los combates, tanto tino y prudencia para llevar á término tan importante negociación, y llevarla de una manera tan fausta para la nación española que no ha sido vulnerada en su honor, ni tampoco lo han sido las leyes que todos hemos jurado!

En un caso como este, señores, cuando el gozo rebosa en el pecho de todos los españoles; cuando todos lo demuestran de una manera ú otra, creo yo que el senado debe demostrarlo igualmente, y ya que el señor presidente ha propuesto que una diputación de este cuerpo colegislador pase á los pies del trono á felicitar á S. M. por tan faustas nuevas, creo yo que el senado está en el caso de manifestar la satisfacción que le cabe por este suceso de un modo mas positivo. Por lo tanto ruego al senado: primero, que se digne proponer una acción de gracias al ilustre caudillo que ha llevado á cabo esta negociación; y segundo, que si el senado no lo lleva a mal se dirija á S. M. un reverente mensage (sic) felicitándole por este suceso, y ofreciéndole su cooperación para llevar á término el deseo de los pueblos , que es el restablecimiento de la paz. De este modo creo cumpliremos debidamente con nuestra misión.

El señor PRESIDENTE: Antes de todo va á leerse la proposición presentada por el señor González, porque el senado no puede deliberar sino sobre proposiciones presentadas por escrito que han de seguir los trámites señalados por el reglamento.

Se leyó la siguiente proposición. "Pido al senado que se sirva acordar un voto de gracias al duque de la Victoria y al ejército que ha cooperado á la realización del importante suceso de que acaba de darse cuenta.»

El señor GONZÁLEZ como autor de la proposición dijo: El señor duque de Rivas me ha prevenido ya en lo que yo podía decir al senado para apoyar la proposición. Su señoría ha manifestado de una manera convincente cuáles eran los sentimientos de su señoría, y cuáles los que animaban á todos los señores senadores; en su consecuencia poco podré yo añadir á lo que el señor duque acaba de decir tan oportunamente. Pero sin embargo, voy á llamar la atención del senado sobre la prudencia con que el señor duque de la Victoria ha procedido.

Grande ha parecido en muchos combates donde se ha cubierto de gloria pero nunca ha parecido más grande que cuando poniendo un dique a este lago de sangre que por todas partes nos inunda, ha encontrado el medio de dar la paz á esta magnánima y trabajada nación. El duque de la Victoria en estas negociaciones no solamente ha salvado el trono por el cual hemos combatido constantemente todos los buenos españoles, no solo ha puesto á cubierto la regencia de la augusta madre de nuestra inocente Reina, sino también las instituciones consignadas en la constitución de 1.837; no ha querido señores que se lastimen de ninguna manera las disposiciones comprendidas en aquel código, y esto le hace más grande que el valor que siempre ha mostrado en los combates.

El duque de la Victoria con un ejército valiente y sumiso ha sabido proporcionar un suceso tan grande y tan feliz como el de que se nos acaba de dar cuenta.

Estas razones son las principales que yo he tenido para firmar esa proposición que sin dificultad espero será aprobada en el momento, y para ello me prometo que el señor presidente y el senado pasarán por algunas formalidades del reglamento en favor del asunto que lo motiva, pues que la acción de gracias que yo propongo se vote al señor duque de la Victoria y al ejército de su digno mando, no quisiera se creyese que era una cosa premeditada, sino hija de la emoción que ha causado en nuestros corazones tan fausto y feliz suceso.

El señor PRESIDENTE: Debo decir al señor González que el presidente no tiene facultad para prescindir de las formalidades establecidas en el reglamento, sino que por el contrario debe ser su mas fiel observador. Así que, yo no puedo dejar de observar lo prevenido en el reglamento, que en este caso es hacer que la proposición que se ha leído pase a las secciones, pues que no hay otro medio de salir de la dificultad.

El señor GONZÁLEZ: He dicho antes y repito ahora que en favor al asunto que motiva la proposición, pudiera prescindirse de ciertas formalidades dilatorias del reglamento, puesto que este negocio debería darse por terminado en esta misma sesión.

El señor marqués de VALLGORNERA: Señores, creo que el caso presente está prevenido en el reglamento en el artículo 65, que dice: que si se presenta alguna proposición de tal gravedad y urgencia, que el senado por dos terceras partes de votos presentes, no siendo estos menos de 50, resuelve tomarla en consideración, pueda oír en el mismo día el dictamen de una comisión y discutirle. Por lo tanto puede terminarse hoy mismo este negocio.

El señor PRESIDENTE: Está bien, puede seguir esta proposición el curso que previene ese artículo del reglamento, pero necesita estar firmada por cuatro señores más.

En consecuencia de esta manifestación del señor presidente fue firmada la proposición del señor González por los señores Medrano, conde de Vigo, Isla Fernández y Ondovilla, y acto continuo la tomó el senado en consideración».

El Eco del Comercio, jueves 5 de septiembre de 1.839, núm. 1.953, página 2.

lunes, 23 de marzo de 2015

2.3. LOS HIJOS DEL MATRIMONIO ENTRE LA REINA MARÍA CRISTINA DE BORBÓN-DOS SICILIAS Y FERNANDO MUÑOZ

La pareja formada por la Reina María Cristina de Borbón-Dos Sicilias y el duque de Riánsares Fernando Muñoz tuvo ocho hijos, de los cuales dos nacieron en el Pardo, tres en el Palacio Real de Madrid y tres en París.

Sólo les sobrevivieron tres de ellos, que son los que van a generar las ramas de descendientes del Duque de Riánsares, pues la rama polaca de los CZARTORYSKI Y MUÑOZ desaparece con el siglo XIX. Éstas son: la rama italiana de los DEL DRAGO Y MUÑOZ, la rama española de los MUÑOZ y BERNALDO DE QUIRÓS, y la rama española de los BERNALDO DE QUIRÓS Y MUÑOZ.

Fallecieron a muy temprana edad cuatro de los hijos: Agustín María, Juan Bautista, Antonio de Padua y José María. Y a la edad de 30 años, Amparo.

① Dª María de los Desamparados (Amparo) MUÑOZ Y DE BORBÓN-DOS SICILIAS.
RAMA POLACA.
Palacio del Pardo de Madrid, 17 de noviembre de 1.834 — Palacio de la Malmaison de París, 19 de agosto de 1.864.
I Condesa de Vista Alegre.(creado por la reina Isabel II en 1847)
Casada el 1 de marzo de 1855 en el Palacio de la Malmaison de París, en el salón azul de la Emperatriz, con el príncipe Wlasdyslaw Czartoryski Sapieha-Kodeñska(1828-1894)
El título pasará a ser ducado: I Duque de Vista Alegre (creado por Alfonso XII el 17 de febrero de 1876, pasando luego a la rama española. El actual IV Duque de Vista Alegre es D. Fernando María Sánchez de Toca y Martín).
1 Hijo:
❶ Augusto Franciszek CZARTORYSKI Y MUÑOZ (1858-1893).
SIN DESCENDENCIA.


② Dª María de los Milagros del Carmen MUÑOZ Y DE BORBÓN-DOS SICILIAS.
RAMA ITALIANA.

Palacio del Pardo de Madrid, 27 de diciembre de 1.835 — Roma, 9 de julio de 1.903.
I Marquesa de Castillejo (creado por Isabel II el 19 de agosto de 1847: su actual titular es la III Marquesa de Castillejo, Dª María Cristina de las Alas-Pumariño y Muñoz -1982--, que además es VI Vizcondesa de Rostrollano).
Casada el 23 de enero de 1856 en el salón azul de la Emperatriz del Palacio de la Malmaison de París con Filippo Massimiliano del Drago (1824-1913).
4 Hijos:
❶ Fernandino Maria Cristina Urbano DEL DRAGO Y MUÑOZ (1857-1906).
❷ Francesco D'Assisi Maria Fernandino Filippo Constantino DEL DRAGO Y MUÑOZ (1858-1942).
❸ Luigi Gonzaga Maria Fernandino Antonio Stefano Agostino DEL DRAGO Y MUÑOZ (1859-1952).
❹ Giovanni Battista Maria Ladislao Fernandino DEL DRAGO Y MUÑOZ (1860-1956).


③ D. Agustín María MUÑOZ Y DE BORBÓN-DOS SICILIAS.
SIN DESCENDENCIA.

Palacio del Pardo de Madrid, 15 de marzo de 1.837 — Palacio de la Malmaison de París, 1.855.
I Duque de Tarancón (creado por la reina Isabel II el 19 de noviembre de 1847, el actual VII Duque de Tarancón es Juan José Parrá Villate)
I Vizconde de Rostrollano (creado por Issabel II el 2 de junio de 1849, la actual VI Vizcondesa de Rostrollano es María Cristina Alas-Pumariño y Muñoz).

④ D. Fernando María MUÑOZ Y DE BORBÓN-DOS SICILIAS.
RAMA ESPAÑOLA - MUÑOZ Y BERNALDO DE QUIRÓS.

Palacio del Pardo de Madrid, 27 de abril de 1.838 — Somió, 7 de diciembre de 1.910.

I Conde de Casa Muñoz (creado por la reina Isabel II el 29 de febrero de 1848, la actual V Condesa de Casa Muñoz es Alicia Parrá Villate.
I Vizconde de la Alborada (creado por la reina Isabel II el 2 de junio de 1849, y que desde el 17 de julio de 1907 con ALfonso XIII conllevará la dignidad de Grande de España, el actual V Vizconde de la Alborada es Florencio Gavito y Marisca).
II Duque de Riánsares (al fallecimiento de su padre, Fernando Muñoz Sánchez en 1873. La actual VI Duquesa de Riánsares es María de la Consolación Muñoz y Santa Marina).
II Duque de Tarancón (al fallecimiento de su hermano Agustín María Muñoz y de Borbón, en 1855).
II Vizconde de Rostrollano (por fallecimiento de su hermano Agustín María Muñoz y de Borbón, en 1857).
II Marqués de San Agustín (por fallecimiento de su padre Fernando Muñoz Sánchez, en 1872, la actual VI Marquesa de San Agustín es María de la Consolación Muñoz y Santa Marina, que además acumula los títulos de VI duquesa de Riánsares, II Marquesa de Castillejo y II vizcondesa de la Arboleda).
Casado el 11 de septiembre de 1861, en Oviedo, con Eladia Bernaldo de Quirós y González de Cienfuegos (1839-1909).
11 hijos:

❶ María Cristina MUÑOZ Y BERNALDO DE QUIRÓS (1862-1921)
❷ Eladia MUÑOZ Y BERNALDO DE QUIRÓS (1863-1933)
❸ Fernando MUÑOZ Y BERNALDO DE QUIRÓS (1864-1913)
❹ María Josefa MUÑOZ Y BERNALDO DE QUIRÓS (1865-1947)
❺ Rita MUÑOZ Y BERNALDO DE QUIRÓS (1865-1942)
❻ María del Consuelo MUÑOZ Y BERNALDO DE QUIRÓS (1866-1947)
❼ María de los Dolores MUÑOZ Y BERNALDO DE QUIRÓS (1866-1931)
❽ José MUÑOZ Y BERNALDO DE QUIRÓS (1868-1891)
❾ Juan Bautista MUÑOZ Y BERNALDO DE QUIRÓS (1870-1943)
❿ María de la Inmaculada MUÑOZ Y BERNALDO DE QUIRÓS (1873-1914)
⓫ Genoveva MUÑOZ Y BERNALDO DE QUIRÓS (1875-1890)


⑤ Dª María Cristina MUÑOZ Y DE BORBÓN-DOS SICILIAS.
RAMA ESPAÑOLA - BERNALDO DE QUIRÓS Y MUÑOZ.

Palacio Real de Madrid, 19 de abril de 1.840 — Madrid,20 de diciembre de 1.921.
Bautizada el 28 de abril de 1840, en la Capilla del Palacio Real.
I Marquesa de la Isabela (concedido por Isabel II el 29 de febrero de 1848, la actual V Marquesa de la Isabela es Marta María Flores y Bernaldo de Quirós).
I Vizcondesa de la Dehesilla (concedido por Isabel II el 2 de junio de 1849, la actual IV Vizcondesa de la Dehesilla es Marta Bernaldo de Quirós y ÁLvarez de las Asturias-Bohorques).
Dama de la Real Orden de Damas Nobles de la Reina María Luisa.
Casada el 20 de octubre de 1860, en el Palacio de la Malmaison de París, con José María Bernaldo de Quirós y González de Cienfuegos, Marqués de Camposagrado (1840-1911).
4 hijos:

❶ María Fuencisla BERNALDO DE QUIRÓS Y MUÑOZ, I Marquesa de Eslava (1863-1931).
❷ María de los Desamparados BERNALDO DE QUIRÓS Y MUÑOZ, I Marquesa de Santa Cristina (1864-1951).
❸ Ana Germana BERNALDO DE QUIRÓS Y MUÑOZ, Marquesa de Atarfe (1866-1934).
❹ Jesús María BERNALDO DE QUIRÓS Y MUÑOZ, Marqués de Quirós (1871-1939).


⑥ D. Juan María Bautista MUÑOZ Y DE BORBÓN-DOS SICILIAS.
SIN DESCENDENCIA.

29 de agosto de 1.841 — 2 de abril de 1863.
I Conde del Recuerdo (creado por la reina Isabel II el 29 de febrero de 1848, la actual V Condesa del Recuerdo es Adela Parra Vidal).
I Vizconde de Villarrubio (creado por la reina Isabel II el 29 de febrero de 1848, la actual V Vizcondesa de Villarrubio es María Fernanda Gavito y Mariscal).
II Duque de Montmorot


⑦ D. Antonio de Padua MUÑOZ Y DE BORBÓN-DOS SICILIAS.
SIN DESCENDENCIA.

París, 23 de diciembre de 1842 — Madrid, 23 de abril de 1847.


⑧ D. José María MUÑOZ Y DE BORBÓN-DOS SICILIAS.
SIN DESCENDENCIA.

Palacio de la Malmaison de París, 21 de diciembre de 1843 — Pau, 17 de diciembre de 1.863.
I Conde de Gracia (creado por Isabel II el 28 de febrero de 1848, la actual IV Condesa de Gracia es Adela Cristina Parra Vidal).
I Vizconde la Arboleda (creado por la reina Isabel II el 2 de junio de 1849, fue rehabilitado por el rey Juan Carlos I en 1983, siendo María de la Consolación Muñoz y Santa Marina la actual II Vizcondesa de la Arbolada, VI duquesa de Riánsares, VI Marquesa de San Agustín y II Marquesa de Castillejo).


jueves, 12 de marzo de 2015

AÑO 1839. Visión literaria de Benito Pérez Galdós del ABRAZO DE VERGARA.

EPISODIOS NACIONALES.

VERGARA.

CAP. XXXVI.

Testarudo como él solo, D. Carlos no se daba ni en tales extremidades por vencido, y apenas llegó a Villafranca, jadeante, llamó a Consejo a sus adictos, los Generales que le acompañaron en la fracasada escena de Elgueta, el Padre Cirilo de Alameda, el Barón de Juras Reales, Erro y Ramírez de la Piscina, algunos de los cuales aún se llamaban Ministros. Opinaron casi unánimemente que S. M. debía situarse en punto cercano a la frontera, para poner a salvo su sagrada persona en el desecho temporal que la Causa corría. Trabajillo le costaba al buen señor determinarse a partir arrojando en las puertas de Francia su corona, y acariciaba el ensueño de reunir algunos batallones navarros y alaveses que le llevaran en procesión al Maestrazgo, donde aún tenía un ejército y un General incorrupto y valiente: Cabrera. Estimaron todos peligrosa la marcha al Centro; pero le dejaban consolarse con esta ilusión. Aferrado a su realeza, D. Carlos enderezó nueva proclama a sus míseras tropas, en la cual les hablaba "de la traición más infame que habían visto los nacidos", y concluía llamándoles "héroes", y dando vivas a la sacra Religión. ¡Bueno estaba el país para estos suspirillos!

En tanto, Maroto, después del triunfo de Elgueta, caía en gran postración, atormentado por su conciencia, y procurando en vano salir limpio y airoso de la charca en que se había metido. Calpena y Uhagón, que acudieron a su lado el 26, un día después de la famosa revista, se maravillaron de verle en un grado increíble de turbación y apocamiento. Poco le faltaba para llorar; sus conceptos habían quedado reducidos a una exclamación maníaca: no decía más que: «No soy traidor... Maroto no pasará a la Historia con un dictado infamante... Convencido estoy de que el absolutismo es imposible... Pero no cedo, no cedo, si no me dan los Fueros íntegros, la gloria de este país. Maroto no es traidor. Maroto es un hombre honrado, un buen español... ¡Ay del que lo ponga en duda!».

viernes, 13 de febrero de 2015

AÑO 1833. Sublevación de Talavera de la Reina contra Isabel II

A principios de la noche del día 2 de octubre de 1.833, D. Manuel María González, Administrador de Correos de Talavera de la Reina, acompañados de varios vecinos de la localidad, provocará la 1ª sublevación contra Isabel II, y generará el inicio de la Iª Guerra Civil Carlista.

Según el comunicado que recibió el Gobierno el día 3 de octubre de 1.833, transcrito en La Gaceta (en su Suplemento de 5 de octubre de 1.833), copiado por la mayoría de los periódicos de la época (La Revista (número 101, de 6 de octubre de 1.833, pág. 3) y luego recogido en Fastos españoles o efemérides de la Guerra Civil, desde octubre de 1.832 (Madrid, Imprenta de D. Ignacio Boix, 1.839, pág. 485),

«A principios de la noche del 2 de Octubre, se formó una facción acaudillada por el Administrador de Correos procesado y suspenso D. Manuel María González, la cual despojó violentamente de la Autoridad al Corregidor Tejero, y le puso preso á las nueve de la noche, como también al Mariscal de Campo D. Antonio María Hojas, al Comandante de armas, y á otros vecinos honrados. Después se apoderaron do los caballos de los habitantes del pueblo, y de los fondos públicos (objeto quizá esclusivo (sic) de la sublevación.

AÑO 1833. PROCLAMA DEL MANIFIESTO DE ABRANTES.

Fallecido el rey Fernando VII, el día 29 de septiembre de 1.833, no le faltó tiempo al infante D. Carlos María Isidro de Borbón (1.788-1.855) para desde Portugal, donde se hallaba alejado de la Corte por mandado de su hermano el rey desde días antes de la jura de Isabel como Princesa de Asturias, publicar lo que se ha venido en denominar el «Manifiesto de Abrantes», por haberse escrito allí, el día 1 de octubre de 1.833.

Estaba todavía el rey «corpore insepulto», pues será conducido el cadáver de S. M. a El Escorial el día 3 de octubre, llegando a primeras horas del día 4, para que con el artificio de hablar estrictamente de una cuestión sucesoria de la corona, se entablara una lucha de ideas sobre el concepto de Estado, de su organización y de la lucha de poderes entre las clases existentes.

martes, 10 de febrero de 2015

AÑO 1833. TESTAMENTO DE FERNANDO VII.

Fernando VII

Fallecido el rey Fernando VII el día 29 de septiembre de 1.833, pasadas las tres menos cuarto horas, de un ataque de apoplejía, dejaba como descendiente y heredera del Reino a una niña que estaba a punto de cumplir 3 años. Aquel día, según el testimonio de Diego San José

«Don Fernando hizo su vida habitual de enfermo. Despertóse temprano; rezó sus oraciones; vio a sus hijas; habló largo rato con Cristina sin sentirse muy acuciado por los achaques consabidos; almorzó con desgana, pues la enfermedad le quitó el buen apetito de que siempre hizo alarde, y luego del almuerzo durmió una breve siesta. Despertóse al cabo de una hora, y, sintiendo un poco de desmayo, se reanimó con una copa de vino seco que le sirvió la misma reina».


Después, a primera hora de la tarde, los médicos fueron a examinarle y observaron que tenía hinchada la mano derecha, por lo que le aplicaron dos "cantáridas" (empleaban para ello unos insectos coleópteros) en el pecho y dos más en los pies. Este relato lo hacía así el equipo médico del Rey, dirigido por el Dr. Castelló a Cea Bermúdez:

sábado, 7 de febrero de 2015

AÑO 1806. NACIMIENTO DE MARÍA CRISTINA DE BORBÓN Y DOS SICILIAS.

ACTA REAL DE SU NACIMIENTO.

María Cristina de Borbón y Dos Sicilias nació el 27 de abril de 1.806 en Palermo.

“La Mattina di detto giorno alle ore 5. ¾ di Spagna S[u] A[lteza] R[eal] la P[ri]n[ci]pessa Ereditaria diede felicemente alla luce una R[ea]l P[ri]n[ci]pessa per cui alle ore 11 di Spagna si ordinó il Battesimo; E sí avverte che per trovarsi assente S[u] R[eal] M[aestà] non si avvisarono alla sud[ett]a a ora del seguito parto li tre Presidenti ma intervennero al Battesimo, con essere stati insieme alla Dep[utazio]ne del regno, e senato nella Camera de Gentiluomini di Camera, ed indi datosi l´avviso se ne passarono nella R[eal]e Cappella Palatina, ed intervennero al Battesimo, il q[ua]le fu eseguito da Mons[enio]r Cappellano Maggiore avendo battizzato S[ua] M[aestà] la Regina, e le fu posto il nome di M[arí]a Cristina.

Per si fausto avvenimeto si ordinarono tre giorni di gran Gala, illuminazione e ferie, e dal viceprotonotaro si fecero li seguenti avvisi. Il cavaliere Papé Viceprotonotaro del regno ossequiando profondamente a S[ua] E[ccelenza] Sig[nor]e Duca Lucchese Palli Pretore di questa Capitale, lo previene che per il Faustissimo avvenimento di avere S[u] A[lteza] R[eale] la P[ri]n[ci]pessa Ereditaria dato felicemente alla luce una real Principessa, si è risoluto di festeggiare tale avvenimento con tre consecutivi giorni di gran Gala, Ferie, ed illuminazione la será, da correre d´oggi innanzi che sono li 27 Aprile onde serva per sua intelligenza ed esecuzione= A S[ua] E[ccelenza] Sig[nor]e Duca Lucchese Palli Gentil [uomo] di Camera con esercizio di S[ua] R[eal] M[aestà], e Pretore di questa Capitale.Del Viceprotonotaro del regno”.

[ASPA, Protonotaro del Regno, 1067, 65 v.- 66 r. v.]

Cuya traducción sería:

La mañana del citado día a las 5 ¾ de España Su Alteza Real la princesa heredera [del reino de las Dos Sicilias] dio a luz felizmente a una real princesa, razón por la cual a las 11 horas de España se ordenó el bautismo; por encontrarse ausente su Real Majestad a dicha hora, no se advirtió a los tres presidentes a la hora del parto, pero intervinieron en el bautismo, junto a la Diputación del reino y Senado en la Sala de los Gentiles Hombres de Cámara y luego se dio el aviso a la Real Capilla de Palacio que intervino en el Bautismo, el cual fue ejecutado por el Monseñor Capellán Mayor, bautizándola Su Majestad la reina, con el nombre de María Cristina.

Por este auspicioso suceso se ordenó tres días de gran gala, iluminación y fiesta, realizándose las advertencias siguientes por el Notario Mayor. El caballero Notario Mayor del reino obsequiando profundamente a Su Excelencia el señor duque de Lucchese Palli, Magistrado de esta capital, le informa que por la ocasión de haber dado a luz felizmente Su Alteza Real la princesa hereditaria a una real princesa, se ha resuelto celebrar este evento con tres días consecutivos de gran gala, fiesta e iluminación en la noche, desde hoy 27 de abril a fin de hacerlos constar para su inteligencia y ejecución. A su excelencia señor duque Lucchese Palli Gentil Hombre de Cámara con ejercicio de Su Real Majestad, y el Magistrado de la capital del reino. Del [Notario Mayor] del reino.

AÑO 1833. PRIMER CASAMIENTO DE FERNANDO MUÑOZ, SEGUNDO DE MARÍA CRISTINA DE BORBÓN

El rumor de la boda secreta de la reina María Cristina de Borbón-Dos Sicilias, viuda de Fernando VII, y el taranconero guardia de Corps, Fernando Muñoz Sánchez, que circuló siempre en boca de todos, fue dado a conocer públicamente siete años más tarde del suceso, a través de la prensa. Era un secreto a voces, que nadie se atrevió a publicitar hasta el otoño del año 1840. Este hecho y otras circunstancias conllevó la abdicación de la regencia de la reina en Valencia, el 12 de octubre de 1840, en pro del Duque de la Victoria, el General Espartero (que será nombrado Regente el 18 de mayo del año siguiente), así como propiciará su primera salida a Francia:

"En el actual estado de la nación y el delicado en que mi salud se encuentra me han hecho decidir a renunciar la Regencia del reino, que durante la menor edad de mi excelsa hija doña Isabel II me fue conferida por las Cortes Constituyentes de la Nación, reunidas en 1836, a pesar de que mis Consejeros con la honradez y patriotismo que les distingue me han rogado encarecidamente continuara en ella, cuando menos hasta la reunión de las próximas Cortes, por creerlo así conveniente al país y a la causa pública; pero no pudiendo acceder a algunas de las exigencias de los pueblos, que mis Consejeros mismos creen deben ser consultadas para calmar los ánimos y terminar la actual situación, me es absolutamente imposible continuar desempeñándola, y creo obrar como exige el interés de la nación, renunciando a ella. Espero que las Cortes nombrarán personas para tan alto y elevado encargo que contribuyan a hacer tan feliz esta nación como merece por sus virtudes. A las mismas dejo encomendadas mis augustas Hijas, y los ministros que deben, conforme al espíritu de la Constitución, gobernar el reino hasta que se reúnan, me tienen dadas sobradas pruebas de lealtad para no confiarles con el mayor gusto depósito tan sagrado."


La noticia de la boda se publicó, a través de un libelo, en numerosos periódicos, como vemos en El Labriego, número 53, de 10 de octubre de 1.840, pág. 439 y ss., o en el "Eco del Comercio", de 11 de octubre de 1840, núm. 2366, pp. 3 y 4. Pronto, además, se publicará suelto, como vemos en esta nota de propaganda de la imagen de la derecha, de "El Constitucional", de 22 de octubre de 1840, núm. 554, pág. 4.

domingo, 1 de febrero de 2015

AÑO 1845. FESTIN EN VISTA ALEGRE, el 29 de abril, tras el cumpleaños de la Reina María Cristina.

Como sabemos, tras el pronunciamiento de Narváez en 1.843, que desbancó al trienio liberal del Gobierno de la Regencia de Espartero, fue posible la llegada del exilio desde Francia de la reina María Cristina de Borbón Dos Sicilias, concretamente el 4 de abril de 1.844, justo cuando se celebraba el entierro de D. Agustín de Argüelles Álvarez (1.776-1.844), el viejo tutor de Isabel II nombrado por Espartero.